Compartir este post

Información

El Trabajo Conectado y la Responsabilidad Social Corporativa

Responsabilidad Social Corporativa y Trabajo Conectado

Cuando nos preguntamos sobre el impacto e incidencia que produce en la reputación de las organizaciones la aplicación de Buenas Prácticas, se advierte que el uso de las mejores prácticas posicionan a las empresas en ubicaciones de privilegio, tanto en la percepción de los consumidores como en el deseo de las personas, cuando se les consulta sobre las empresas en las que prefieren trabajar.

Reputation Institute, una organización de referencia y experiencia en reputación y cuidado del capital intangible de las empresas e instituciones, sostiene que la Responsabilidad Social Corporativa y la Sustentabilidad son percibidas como actividades muy importantes para los consumidores y señala que el 87% de ellos recomiendan productos o servicios de empresas con Buenas Prácticas, integrando un listado que coincide con el de las empresas en las que desean trabajar las personas y muy particularmente los “millennials”, también denominados generación Y.

Las tendencias han cambiado, hace unos años el stakeholder más importante era el accionista, después fue el cliente y hoy por hoy es el empleado; en eso está cambiando la tendencia de la gestión empresarial. Hay que entender que vivimos en ecosistemas de stakeholders donde unos se interrelacionan con los otros.

Si bien no hay consenso respecto a las fechas precisas de inicio y fin de la generación de los “millennials”, los analistas utilizan la década de 1980 como referencia, siendo sus integrantes jóvenes que hoy tienen entre 20 y 35 años y que según proyecciones en pocos años representarán el 75% de la fuerza laboral del planeta, según señala la Encuesta Deloitte de 2016. (2016 – infographic-millennial-survey-main-es.pdf). Ya hoy superan los 100 millones de personas en los Estados Unidos.

Estos reveladores resultados se obtuvieron a través de 7,700 encuestas a “millennials” (nacidos después de 1982, con un grado universitario, empleados de tiempo completo, y predominantemente en empresas grandes del sector privado) de 29 países entre septiembre y octubre de 2015.

Otras dos conclusiones que destaca la Encuesta Deloitte son que los “millennials” están:

  • Enfocados en la productividad y crecimiento personal pues desean usar más tiempo discutiendo acerca de nuevas formas de trabajar, como desarrollar sus capacidades y ser guiados por mentores.
  • Buscando flexibilidad ya que 75% de los “millennials” preferiría trabajar desde casa u otras locaciones donde consideran que serían más productivos.

También menciona la Encuesta entre sus conclusiones que un 55% de los “millennials” sostiene que a la hora de tomar decisiones en materia laboral sus valores personales tienen una gran influencia y a la hora de qué alternativas ofrecerles para permanecer en sus trabajos, las cinco opciones elegidas con mayor porcentaje de respuesta fueron:

  • Equilibrio vida personal y laboral: 16,8%;
  • Flexibilidad: teletrabajo y flexibilidad horaria: 11%;
  • Oportunidades de progresar o ser líderes: 13,4%;
  • Sentir que su tiene sentido: 9,3%;
  • Desarrollo profesional, programas de entrenamiento: 8,3%

Resalto las dos primeras opciones relacionadas estrechamente al punto que comentaré a continuación.

Este colectivo, que en el tiempo próximo inmediato tendrá una representación muy significativa en el mundo laboral, se resiste al status quo predominante en los tradicionales ambientes de trabajo y tienen una premisa básica cual es la satisfacción tanto en la vida general como en el trabajo, es decir que, a diferencia de generaciones anteriores, el trabajo es un aspecto importante de la vida, pero no el más importante, ni mucho menos la vida misma.

Tienen en claro que si ganar mucho dinero significa no tener vida, prefieren ganar menos. Gracias a esta actitud frente a la vida están transformando diferentes aspectos de nuestra sociedad, incluyendo el ámbito laboral, redefiniendo la estructura organizacional de las empresas y convirtiéndose en el nuevo target al que adaptar nuevas formas de trabajo y de negocios.

Algunos perfiles que destacan su personalidad:

En materia de derechos piensan que su opinión hay que tenerla en cuenta y que es importante y tienen costumbre de opinar y participar en la web, en las noticias, marcas o cualquier tema de su interés.

Consideran que el trabajo en equipo es importante, creen en las personas, saben que en equipo es más fácil y viable cualquier proyecto. Consumen libros colaborativos, música, etc. En algunos colegios ya se trata el trabajo en equipo con estas herramientas.

La tecnología ya es parte de la vida: es su hábitat natural, han crecido y estudiado con las nuevas herramientas. Para estas personas instrumentos como Keynote, Speaker, Skype, Twitter, etc  no son el fin, solo el medio. La posibilidad de que todo sea tan visual, interactivo, geo localizable y sobre todo actualizable, hacen que el atractivo sea mayor y busquen muchos estímulos para saciar su inmensa curiosidad.

Los acuerdos de trabajo flexibles continúan aumentando y dentro del lugar de trabajo, el trabajo flexible sigue siendo una característica de la vida laboral de la mayoría de los “millennials”. La flexibilidad aumenta su responsabilidad, algo que ellos quieren y manifiestan que su demostrada capacidad para asumir responsabilidad lleva a mayores oportunidades.

Los acuerdos de trabajo flexibles, en su criterio, generan: desempeño organizacional mejorado, beneficios personales y lealtad. La Encuesta Deloitte observó la sólida base de confianza que permite a las organizaciones ofrecer y operar cada vez más acuerdos de trabajo flexibles.

Estas conclusiones que surgen de una Encuesta de significación obligan a pensar en la necesidad de gestionar las organizaciones siguiendo las mejores prácticas que el mercado puede ofrecer en aquellos aspectos que valoran nuestros potenciales clientes y trabajadores. Surgen nuevas modalidades de trabajo y de negocios y en lugar de oponer resistencias al cambio, muchas veces en forma infundada, debemos analizar, reflexionar e ir adecuando nuestras organizaciones a las nuevas tendencias. Derribemos mitos, las modalidades, las herramientas, la tecnología no son buenas o malas en sí mismas, depende como las utilicemos.

En esta línea de pensamiento, USUARIA, ONG con 35 años de vigencia en la República Argentina, presentó la Norma TC-2017, bajo cuyos requisitos las organizaciones que aplican Trabajo Conectado, pueden certificar su Sistema de Gestión de Trabajo Conectado, conforme a las Buenas Prácticas vigentes a nivel internacional.

En efecto, la Norma establece los principios de la gestión de Trabajo Conectado y los requisitos que las organizaciones deben reunir para ser certificadas.

Los beneficios de certificar el Sistema de Gestión de Trabajo Conectado, en el marco de la Norma-TC2017, son múltiples. Las empresas que trabajan en sus diversos ámbitos con Buenas Prácticas están enviando a la sociedad, trabajadores y clientes, señales muy claras que indican que su gestión impacta positivamente en varias dimensiones que contribuyen a mejorar su reputación.

Un buen sistema de gestión de Trabajo Conectado impacta fuertemente en la performance y productividad, en la innovación, en la calidad de vida del capital humano, en el clima laboral, en la reducción de gastos de las personas que trabajan y de las empresas y, finalmente, en el ambiente, generando acciones y efectos propios de la Responsabilidad Social Corporativa, la que permite construir en la organización reputación frente a la sociedad.

El avance de las tecnologías de información y comunicación y el surgimiento de los dispositivos inteligentes impactan en las reglas de juego del trabajo y los negocios, generando continuos cambios.

Crece constantemente el número de las empresas que implementan el trabajo conectado o el teletrabajo, generando un triple beneficio a los trabajadores, a la organización y a la sociedad, mejorando notoriamente los niveles de satisfacción de las personas, su productividad y la competitividad, con el consiguiente y significativo efecto beneficioso en el ambiente.

Resalto entonces la necesidad de estudiar la posibilidad de implementar el sistema de gestión de Trabajo Conectado por sus múltiples beneficios, y si la decisión es su incorporación a la organización, la importancia de hacerlo siguiendo las mejores prácticas y acreditando frente a trabajadores y clientes la buena noticia mediante su certificación.

Por el Dr. Alberto Fantini – Consultor

 

Compartir este post

Responder

Tu email no será publicado.Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Perdí mi contraseña

Registrarse